sábado, 21 de julio de 2012

COMBINAR ALIMENTOS para digerirlos mejor


Se ha comprobado que los alimentos combinados correctamente favorecen la digestión, la asimilación y el proceso de eliminación.   Esta técnica se llama Trifología.

Las funciones de nuestro cuerpo con pura química. Los jugos gástricos del estómago segregan acidez para digerir los alimentos. Si hacemos una mala combinación de alimentos a la vez, el estómago tiene que hacer un esfuerzo por equilibrarlos. La digestión en este caso puede tardar mucho tiempo, sobre todo cuando se trata de carne mal combinada. El alimento puede llegar a fermentarse en el organismo sin haber sido digerido correctamente. 

Es muy recomendable que las comidas cocinadas sean siempre acompañadas de un alimento con alto contenido de agua (alimento líquido), como las verduras crudas en ensaladas.
  
Combinación de carbohidratos y proteínas

La combinación de proteínas y carbohidratos es químicamente incompatible. Cuando comemos carbohidratos, el estómago segrega jugos gástricos alcalinos para digerirlos. Cuando comemos proteínas, el cuerpo segrega jugos gástricos ácidos. 

Un jugo gástrico alcalino impide la acción del ácido. Osea que si combinamos alimentos de estos dos grupos en una sola comida, el estómago necesita jugos gástricos alcalinos y ácidos. 
En el momento en que los jugos se segregan, al momento se neutralizan. Entonces en el estómago ocurre una señal de emergencia porque los alimentos no pueden ser digeridos,  el estómago entiende esto como una señal de que se necesitan más jugos gástricos de cada uno, así que segrega más jugos alcalinos y ácidos. 

Al cabo de un rato de no poder digerir estos alimentos, se produce lo que conocemos como indigestión o acidez estomacal

Combinar adecuadamente las frutas

La fruta está llena de vitaminas, minerales y fructuosa, que es un azúcar natural e indispensable para el cuerpo, en especial el pancreas y el cerebro. 
El liquido de la fruta atraviesan el intestino donde libera sustancias energéticas y nutritivas, de manera que son el único alimento que no nos resta energía sino que la aportan, purificando el organismo. 

Pero para eso hay que comerla adecuadamente. La única condición para comer una fruta es que esta se debe comer sola, sin combinarla con ningún otro alimento, y con el estómago vacío. 

No se debe comer inmediatamente después de haber comido (esperar al menos una hora y media) ni inmediatamente antes (consumirla 40 minutos antes de comer). 

La razón es obvia: la fructuosa de las frutas fermenta cualquier otro alimento que se mezcle con esta. Por lo que si las combinamos, por ejemplo, con una proteína, ésta última se pudre, y si la combinamos con el carbohidrato, esta se fermenta, lo que provoca mala digestion, hinchazón, etc....

No tomar mucha agua con las comidas 

Si tomamos mucha agua a la hora de comer, esta diluye los jugos gástricos, de manera que al estómago se le dificulta su labor. Es necesario tomar lo menos posible de agua durante la comida, y evitar los refrescos o bebidas azucaradas, por los mismos motivos que el de las frutas (el azúcar fermenta los alimentos).

Si seguis estos pasos facilitareis vuestras digestiones y reducireis la hinchazón.